Saludo del Presidente

_MG_8068

Es para esta Junta de Gobierno un honor representaros y trabajar por nuestro querido colegio.

Un colegio centenario. Un colegio que ha sido origen y manantial donde han bebido las actividades económicas,contables, fiscales y de auditoría de nuestra provincia.

Por ello, nos sentimos orgullosos de ser titular mercantil. Nuestro colegio data de 1894, fecha en la que aparecen incorporados al Colegio Pericial Mercantil de Málaga sus primeros miembros, constituidos por peritos y profesores mercantiles. Así consta en el reglamento de la corporación fechado el17 de diciembre de 1899 con entrada en vigor en 1º de enero de 1900.

Por ello, en 2014 cumplimos 120 años.

Queremos que veáis a nuestro colegio,como una corporación abierta, democrática, digna heredera de un sedimento de conocimientos empresariales, administrativos públicos y didácticos, adquirido de aquellos que nos precedieron a lo largo de los años trabajando en pro de la empresa,las administraciones públicas y la academia.

Queremos que os sintáis orgullosos de ser titular mercantil como lo fue Miguel Delibes, perito mercantil al que la lectura del Manual de Derecho Mercantil del maestro Joaquín Garrigues le hace descubrir la belleza del lenguaje y le encamina hacia la literatura y el periodismo o Vicente Aleixandre,premio Nobel de literatura; el mismo que escribiera con tanto amor, Ciudad del paraíso dedicado «a mi ciudad de Málaga».Nuestro admirado premio Nobel, era Intendente Mercantil y fue profesor de Derecho Mercantil en la escuela de Comercio de Madrid. Y así podíamos estar citando a tantos y tantos personajes que han pasado por nuestras Escuelas de Comercio y que después han destacado como profesionales, académicos, o en la artes y en las ciencias; ya tendremos oportunidad para hablar de la mayoría de ellos.

Nuestro colegio, como decíamos, cumple 120 años. Queremos que esta efeméride no pase desapercibida para la sociedad malagueña, como ha venido siendo nuestra centenaria corporación durante los últimos años. Debemos sentirnos orgullosos de ser peritos, profesores, intendentes, diplomados o licenciados, pertenecientes a nuestro colegio; y ahora, más que nunca,ya que se aproxima nuestra desaparición con la futura fusión con la corporación hermana de economistas.

Nada haría más feliz a esta Junta, que la participación de la mayoría de vosotros en aquellos cursos,seminarios,jornadas o actos que el Colegio organice y que trataremos que sean del menor coste posible para los colegiados.

El grado de desarrollo de una persona con otra,se distingue por su carácter,el nivel de su inteligencia y su altura espiritual. Los profesionales debemos distinguirnos, además, por la calidad y cantidad de conocimientos técnicos que seamos capaces de poseer, así como por la excelencia que seamos capaces de desplegar. Por eso, debemos seguir formándonos continuamente, para lograr esa excelencia que nos exige nuestro trabajo cotidiano. Es una de las prioridades de esta Junta, formar -al menor coste posible para ellos- a nuestros colegiados; y muy especialmente a los jóvenes que empiezan.

Como decíamos en nuestro programa, durante el tiempo que estemos, vamos a tratar de potenciar esos valores que desgraciadamente se encuentran en crisis en nuestra sociedad y revitalizarlos;principalmente en los jóvenes que son nuestro futuro. La humildad, la generosidad,la tolerancia, la ética, la honestidad, la dignidad y la lealtad son valores que debe acompañar a una persona a lo largo de su vida. Por ello, puede causar pesadumbre a un profesional honesto,el ver a un compañero siendo desleal con su corporación o con cualquier colega. La lealtad comporta un constante decoro personal. Por ello, no hay que hacer competencia desleal. Hay que ser siempre leal al compañero y no traicionarlo nunca, por ejemplo: ni tratando de quitarle los clientes, ni utilizando informaciones obtenidas en la más estricta confidencialidad profesional entre ambos. Siempre estaremos haciendo referencia a estos valores para que vayan calando en nuestros jóvenes.

Sabemos que todavía nos queda mucho que aprender, que nos queda mucho para poder alcanzar la excelencia; pero también sabemos que si nos formamos y cultivamos esos valores, podemos llegar a corregir nuestras imperfecciones y dar más calidad a nuestros trabajos. De este modo, además de favorecer a nuestros clientes, favorecemos el prestigio de nuestra corporación y también podremos ayudar a los jóvenes que se incorporen a nuestro colegio- o posteriormente a economistas- a ser más perfectos; tanto en su proceso iniciático personal, como en el profesional.

Debemos hacer creer -sobre todo a los jóvenes- que, para alcanzar un sueño, siempre se necesita una voluntad firme y una inmensa capacidad de entrega. Y en nuestro caso,el sueño es la excelencia personal y profesional. Esperamos no defraudaros en esta nueva etapa de nuestro colegio,y que nos ayudéis a sentirnos idealistas.

iSalud y felicidad!

Aurelio Gurrea Chalé